Una nueva era   

Durante los últimos años, el sector asegurador había comenzado a experimentar una lenta evolución hacia procesos más digitalizados. Sin embargo, la situación actual y la pandemia están impulsando un cambio más rápido. Además, hay que tener en cuenta que los clientes ya no buscan los mismos productos. Su estilo de vida ha cambiado y sus necesidades también.  

Un claro ejemplo de cómo está evolucionando el sector, es la cancelación masiva de productos de seguros de viaje y de eventos debido a las restricciones. Por otro lado, la adquisición de seguros de salud ha aumentado debido al miedo de contagio por COVID-19 y el colapso de los sistemas públicos. Además, los procesos de compra también han cambiado. Cada vez más, se compran seguros de manera online, así como se digitalizan los procesos de atención al cliente para evitar el contacto físico a causa de la pandemia.   

En constante cambio 

En la otra cara de la moneda tenemos las grandes pérdidas que la pandemia ha supuesto a las compañías aseguradores. Según UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradora), los ingresos por primas durante el tercer trimestre del año 2020 disminuyeron un 10,82% respecto al año anterior. Aunque las cifras son notables, el sector mantiene un alto nivel de solvencia. La causa de este descenso viene de las medidas preventivas ante la evolución de la pandemia y de crisis derivada de esta.  

Una buena noticia es que cada vez son más las aseguradoras que se animan a colaborar con las empresas Insurtech. En concreto, según el World InsurTech Report 2020 de Capgemini, el 67% de estas compañías están dispuestas a firmar acuerdos con empresas Insurtech para la automatización de sus procesos y evolucionar para llegar a ser empresas más digitalizadas.   

Cada vez más, la palabra “ciberataque” está empezando a formar parte de nuestras conversaciones cotidianas, en gran parte debido a los recientes casos como el ataque a ACER o el SEPE. Del mismo modo, esta palabra es bastante común dentro de las aseguradoras. Los seguros cibernéticos se han convertido en una herramienta fundamental para prevenir los ciberataques masivos. En el pasado, había muchos competidores dentro de esta industria, pero ahora, las empresas buscan productos muy especializados diseñados teniendo en cuenta sus necesidades de protección.   

Las aseguradoras exigen ahora una digitalización más rápida para dejar de perder clientes y rentabilizar sus inversiones.   

Productos personalizados   

Además de las razones ya mencionadas, también es importante tener en cuenta que las nuevas generaciones llevan un estilo de vida diferente: están acostumbrados a la inmediatez y a la personalización. Por ejemplo, los milenials ya no compran coches, pisos o casas. Estos, los alquilan. Por eso hay que adaptar los productos a las nuevas necesidades del mercado, por ejemplo, creando seguros tiempo limitado, productos con temporalidad o seguros internacionales para nómadas digitales.   

Por otro lado, las PYMEs están comenzando su recuperación tras las medidas por el COVID-19. Para muchas de ellas, la crisis está teniendo un impacto muy negativo en sus negocios. Por ello, las compañías aseguradoras deben adaptarse a este nuevo escenario y ofrecer a las PYMEs justo lo que necesitan en este momento. Además, la tendencia actual muestra que las PYMEs están volviendo a “lo básico” buscando productos que les ofrezcan cobertura, servicio y valor. Al mismo tiempo, estas buscan precios bajos.   

Sin embargo, en gran parte gracias a la IA, el Machine Learning y el Internet de las cosas, el proceso de adaptación será mucho más fácil. Teniendo en cuenta que antes de la pandemia el 67% de las empresas entrevistadas por GlobalData en su Encuesta Trimestral de Tendencias Tecnológicas ya utilizaban estas tecnologías, los cambios que se avecinan tendrán mucho impacto tanto dentro del sector como para los clientes.  Y nosotros, desde Wenalyze, seremos parte de este cambio. 

Entradas recomendadas